19 de septiembre

Hoy es un día significativo. Hoy es 19 de septiembre de 2018. Un día cómo hoy nació mi padre en 1944. Un día cómo hoy nació mi hermana mayor en 1970. Un día cómo hoy tembló en la Ciudad de México en 1985 y vuelve a temblar en el mismo lugar en 2017. Un día como hoy empecé a publicar en el periódico Noroeste en 2006. Hoy es el aniversario de bodas de un compadre. Hoy es 19 de septiembre de 2018 y hoy se cumplió el ciclo de un grupo empresarial con el que me quedo profundamente agradecido. Atesoro muchas riquezas y aprendizajes.

Entre las primeras cuento a mis amigos. Conozco muy bien a cada uno de ellos y en la medida que los conozco, en esa medida los aprecio, honro y respeto en su naturaleza. Los reconozco como hombres de búsqueda espiritual, cada uno por su ruta, cada uno con diferente nivel de consciencia. Me quedo con gratos recuerdos y sanas convivencias. Algunas confrontaciones fuertes. Me queda la ternura del aprendiz que cada semana pregunta lo mismo de manera diferente. Me queda la mirada del villano que cubre su sonrisa jugando siempre con algo entre sus dientes – el tapón de una pluma, un pica dientes, hilo dental, popote, etcétera – mientras evalúa con cinismo los pecados que el otro intenta cubrir con sus palabras. Me quedo con el asomo a disgusto del perfeccionista que procura con genuina humildad y mucho esfuerzo por aprehender una mentalidad de paz. Me conecto con la mirada del huérfano que le cuesta tanto trabajo ser buen papá. Me quedo con la clara imagen del Príncipe que pude haber sido y aspiro a seguir de cerca para conocer el desenlace. De entrada le veo muchas ventajas e ignoro los costos porque ni siquiera los tengo claros. Y de mi par de dobles cuasi homónimos siempre lo mejor. Por uno como uno, cómo si fuera para uno. A uno lo quiero tanto como antes, entonces y seguramente seguiré queriendo. Con el otro he conocido aspectos de mi personalidad antes no reconocidos, cosas que no había visto antes en mi, que ahora admito y conduzco de mejor manera.

De los aprendizajes, que estoy seguro seguirán floreciendo, me quedo con:

  • Capacidad de convocatoria empresarial aceptable.
  • Capacidad para sostener conversaciones de aprendizaje constructivo.
  • Comprobación de que verdaderamente existen empresarios espirituales.
  • Capacidad de conectarme con la vida a través de lo que más disfruto y estimo también que mejor sé hacer en la vida.
  • Cambié de Misión a Propósito. La primera es:

Edificar mi propia vida en mis propios términos y acompañar a otros a edificar la propia; no más, no menos.

Hoy mi propósito es:

Despertar y conectar la consciencia de los líderes para vivir, amar, aprender y trascender de la mejor manera.

A esto suelo agregar algo así como la extensión de mi propósito. Como si la primera parte fuera casi un eslogan que si lo consultas se te muestra el resto:

Vivir mejor, amarnos a nosotros mismos y nuestros semejantes, aprender a apreciar la belleza de la vida, las lecciones de nuestros errores y así trascender con integridad y el camino de Dios.

  • Reconozco que apenas empiezo a recorrer el camino con los ojos abiertos y aún son muchos mis tropiezos. Aspiro a mantenerme humilde y diligente para alcanzar honrar mi propósito.
  • Despierta en mi una necesidad por revisar mi Modelo de Negocio, particularmente mis canales de entrega y algunas modificaciones en mi propuesta de valor.

Sea para bien esta experiencia. Hasta aquí me declaro bendecido y agradecido. Con Dios y con vos: yosoy@gnozin.com

Gente WiFi

Se definen los principios, los procesos y las rutinas que componen el modelo conductual a implantar. El modelo a implantar es un híbrido derivado de la combinación de al menos tres metodologias:

  • La Caja
  • Los 4 Acuerdos y
  • Los 6 Sombreros para Pensar.

Los 7 Hábitos

El  audio  resumen y el comentario es un primer impacto con el libro, en el cual se puede conocer los conceptos principales y mis puntos de vista.
En este resumen y comentario vamos a centrarnos en:
  1. Entender los hábitos que nos potencian.
  2. Peca nuestras relaciones
  3. Adoptar la mentalidad de mejora.

Ejercicios de Los 7 Hábitos

Introducción

Antes de realizar los ejercicios, vamos a refrescar la memoria recordando las ideas principales:

  • Los 7 hábitos no son independientes: cuando funciona en armonía nos proporciona un enfoque gradual, secuencial y altamente integrado del desarrollo de la efectividad personal e interpersonal, desde la dependencia a la independencia y hasta la interdependencia.
  • Todos somos dependientes de otras personas, pero poco a poco vamos a alcanzar una independencia, tanto económica como física, emocional, etc.
  • A medida que vamos madurando, nos damos cuenta de que toda la naturaleza es interdependiente, de que sus más altos logros tienen que ver con otros elementos, en forma de relaciones de interdependencia. La vida humana funciona igual.
  • Las personas dependen de la necesidad de los otros para conseguir lo que quieren. Las personas independientes logran lo que quieren gracias a su propio esfuerzo. Las personas interdependientes combinan sus esfuerzos con los esfuerzos de otros para lograr un éxito mayor.
  • Este diagrama explica muy bien la relación entre los diferentes hábitos y las tres fases nombradas (dependencia, independencia e interdependencia):

Hábito 1: Ser proactivo

Recordatorio:

  • Este hábito nos da la libertad para poder escoger nuestra respuesta a los estímulos de nuestro entorno. Nos facilita poder responder de acuerdo con nuestros principios y valores. Es lo que nos hace humanos y nos permite afirmar que somos los arquitectos de nuestro propio destino.
  • No es lo que los otros hacen ni nuestros errores ni los factores externos lo que más nos daña, sino nuestra respuesta a los hechos.
  • Tomar la iniciativa no significa ser insistente, molesto o agresivo. Significa reconocer nuestra responsabilidad de hacer que las cosas sucedan.
  • Ser proactivo significa cambiar de dentro hacia fuera. El enfoque proactivo propone ser distinto y de esta manera provocar un cambio positivo en lo que está fuera. Al ser más ingenioso, creativo, cooperativo, etc., cambiarás tu entorno.

Ejercicio:

  • Durante la semana apunta en una libreta dónde enfocas tu tiempo y energía. De momento no intentes cambiar nada, simplemente es un ejercicio de autoconocimiento.
  • Pasada la semana, clasifica las diferentes materias en cosas que puedes controlar y cosas que no puedes controlar. A partir de ahora céntrate solo en las que sí puedes controlar.

Hábito 2: Comenzar con un fin en mente

Recordatorio:

  • Este hábito hace posible que nuestra vida tenga razón de ser, pues la creación de una visión de lo que queremos lograr permite que nuestras acciones estén dirigidas a lo que verdaderamente es significativo para nosotros.
  • De nada sirve ser efectivo y conseguir resultados si no te están acercando donde quieres estar.
  • Si apoyas la escalera en la pared equivocada, cada peldaño que subas te estará acercando al sitio equivocado.

Ejercicio:

  • Responde detenidamente en un papel a las siguientes preguntas:
    • Imagina que estás en tu funeral.
      • ¿Cómo quieres que se te recuerde?
      • ¿Qué quieres que piensen de ti tus seres queridos?
    • Tienes 80 años y estás pensando sobre tu vida.
      • ¿Qué recuerdos te gustaría tener?
      • ¿Estás construyendo esos recuerdos actualmente?
      • ¿Qué deberías hacer para acercarte a esos recuerdos?
    • ¿Cuál es la Visión que tienes de ti?
      • A 25 años
      • A 10 años
      • De 3 a 5 años.
      • A 1 años.
      • A un trimestre
      • ¿Se alinean estas visiones con tus acciones diarias?

Hábito 3: Poner primero lo primero

Recordatorio

  • Este hábito nos permite liberarnos de la tiranía de lo urgente para dedicar tiempo a las actividades que en verdad dan sentido a nuestras vidas. Es la disciplina de llevar a cabo lo importante, lo cual nos permite convertir en realidad la visión que forjamos en el hábito 2.
  • Las personas exitosas tienen el hábito de hacer las cosas que a quienes fracasan no les gusta hacer, aunque no necesariamente les encante, pues saben subordinar el disgusto a la fuerza de sus propósitos.
  • La importancia tiene que ver con los resultados. Estos requieren de más iniciativa y más proactividad, así que es preciso actuar para no dejar pasar la oportunidad, para hacer que las cosas ocurran.
  • Esta matriz nos ayudará a distinguir lo urgente de lo importante:

  • Las personas efectivas permanecen fuera del cuadrante 3 y 4 porque lo que hay en ellos o no es urgente o no es importante. También reducen el cuadrante 1 y pasan mucho más tiempo en el 2. El cuadrantes 2 representa todo lo que sabemos que hay que hacer pero que solemos eludir porque no es urgente.

Ejercicio:

  • Para reducir el tiempo en los cuadrantes negativos, procura hacerte a menudo esta pregunta: ¿qué puedo hacer en mi vida personal y profesional que, de hacerlo regularmente, representaría una tremenda diferencia positiva en mi vida?


Hábito 4: Pensar en ganar-ganar

Recordatorios:

  • Este hábito nos permite desarrollar una mentalidad de abundancia material y espiritual, pues nos cuestiona la premisa de que la vida es un “juego de suma cero” donde para que alguien gane alguien tiene que perder.
  • En toda interacción humana existen 5 posibilidades:
    • Ganar-Perder
    • Ganar-Ganar
    • Perder- Ganar
    • Perder-Perder
    • No hay trato
  • La mayor parte de la vida es una realidad interdependiente, no independiente. La mayoría de los resultados a los que uno aspira dependen de la cooperación con otros. Y la mentalidad de Ganar-Perder no conduce a esa cooperación.
  • Ganar-Ganar significa que los acuerdos o soluciones que se dan en las interacciones entre personas son mutuamente beneficiosos, mutuamente satisfactorios. Con una solución Ganar-Ganar todas las partes se sienten bien por la decisión que se toma, y se comprometen con un plan de acción.
  • Muchas veces ganar-perder no es ni siquiera una ganancia verdadera, solamente estés ganado a corto plazo. Imagina un proveedor al que aprietas mucho una vez en un trato: quizás has ganado ahora, pero no volverá contigo y acabará siendo un perder-perder a largo plazo.
  • En una realidad interdependiente, cualquier cosa inferior a Ganar-Ganar es un intento insuficiente que afectará a la relación. A veces, si no se puede llegar a una situación de Ganar-Ganar, es preferible no pactar.

Ejercicio:

  • Elabora una lista de posibles colaboraciones que podrías hacer para avanzar tu carrera profesional.
  • Piensa en algo que puedas ofrecer a esas personas, donde salgan muy beneficiadas con el trato.
  • Envíales un e-mail con tu propuesta. No te preocupes si algunos no te responden, no todos pensarán que tu propuesta es suficientemente buena, pero no te rindas con tan solo un par de correos; sigue intentándolo.

Hábito 5: Busca primero entender y luego ser entendido

Recordatorios:

  • Este hábito tiene que ver con el respeto a los demás. La necesidad que tenemos de ser entendidos es uno de los sentimientos más intensos de todos los seres humanos. Este hábito es la clave de las relaciones humanas efectivas y posibilita llegar a acuerdos de tipo Ganar-Ganar.
  • Escuchar con empatía requiere un cambio de paradigma. La mayoría de las personas no escuchan con la intención de comprender, sino para contestar.
  • Escuchar con empatía requiere también entrar en el marco de referencia de la otra persona. Implica que veamos las cosas a través de ese marco, ver el mundo como lo ve esa persona, comprender su paradigma, comprender cómo se siente.
  • La mayor parte de las personas exponen sus ideas de forma lógica y tratan de convencer a las otras personas de la validez de esa lógica sin tomarles en cuenta.

Ejercicio:

    • Durante la semana practica la escucha empática: cuando te hablen, deja de lado tu autobiografía y procura entender la otra persona. Haz el ejercicio de ponerte en su lugar sin darle consejos ni recetarle tus gafas.

Hábito 6: Sinergizar

Recordatorios:

  • Este hábito es el resultado de cultivar la habilidad y la actitud de valorar la diversidad. La síntesis de ideas divergentes produce ideas mejores y superiores a las ideas individuales. El logro del trabajo en equipo y la innovación son el resultado de este hábito.
  • Muchas veces ocurre que personas independientes están tratando de ganar en un entorno interdependiente. La persona verdaderamente efectiva tiene la humildad y el respeto necesarios para reconocer sus propias limitaciones y apreciar los ricos recursos que pone a su disposición la interacción con los corazones y las mentes de otros seres humanos. Esa persona valora las diferencias porque hacen crecer su conocimiento y su comprensión de la realidad.

Ejercicio:

  • Busca sinergias en los lugares más inhóspitos. Es fácil sinergizar con gente que opine como tú, pero si te esfuerzas y rebajas tu ego podrás encontrar sinergias poderosas que antes hubieras pasado por alto.

Hábito 7: Afilar la sierra

Recordatorios:

  • Este hábito se basa en usar la capacidad que tenemos para renovarnos física, mental y espiritualmente. Es lo que nos permite mejorar constantemente, a fin de ser efectivos en los diferentes papeles que desempeñamos en nuestras vidas.
  • Estas son las dimensiones que tenemos y así es como debemos cuidarlas:
    • Dimensión física:supone cuidar de nuestro cuerpo: comer el tipo correcto de alimentos, descansar lo suficiente y hacer ejercicio con regularidad.
  • Dimensión  espiritual : proporcionar liderazgo a nuestra propia vida. Está muy relacionado con el segundo hábito (comenzar con una mente) y tiene en cada persona un personaje muy diferente.
  • Por último, la renovación de la dimensión  mental  consiste en la educación continua, que sin cesar y amplía la mente.

Ejercicios:

  • Piensa en las dimensiones del séptimo día y están dejando de lado y crea un plan para trabajarlas.
    • Si estás en Flash Libros, ¿qué es la dimensión de la renovación mental con la cubierta, pero la espiritual y la física?
    • Utiliza las herramientas del libro del poder de los hábitos para niños nuevos que te permiten afiliarse a la sierra con más regularidad.

Olvídate de ti mismo

Me ha venido el impulso de escritor; son los tiempos en los que me da por revisar mi trayecto, de repente me echo un clavado al origen de mis creencias, contemplo con atención los puntos finos de mi proyecto de vida; me da por registrar programas y desempeño, medir el rendimiento del todo a partir de la orquestación minuciosa, que cada parte de mi vida se integre y coordine con las otras de manera impecable; busco el máximo rendimiento; estoy en mayor disposición a escuchar, a conversar profundamente, a expresarme tan claro como me lo posibiliten el buen uso de mis recursos y la capacidad para recibir del otro; asisto al otro a que mejore su expresión; integro nuevas ideas y las comparto con mis cercanos, amigos y clientes; me abro fácilmente con quienes resueno en propósito de vida; en valores, en visión de la vida, en modos, usos y costumbres, con seres auto conscientes y auto regulados, personas con disposición a comunicarse en condiciones propicias; para ellos escribo.

Desde muy temprana edad empecé a escribir; esos fueron mis primeros pasos en mi desarrollo espiritual; mis primeras líneas se las dirigí a Dios, tenía 10 años y me sentía muy sólo, en esa época los niños normales no tocaban temas de adultos, por eso mis primeras líneas fueron dirigidas al Dios de la más alta esfera humana, la esfera espiritual; a mi manera de ver, el Padre de todos los padres tenía que ser el Dios Padre Espiritual, el más Adulto de los mayores; de mi puño y letra, empecé a llenar libretas de taquigrafía, papel café revolución; a muy temprana edad descubrí que escribir aclara mi mundo interior, mientras arrastraba el lápiz podía contemplar en cámara lenta los elementos de mi mundo interior; mis sensaciones, sentimientos y pensamientos; juntos alimentan al Núcleo de nuestra identidad, el sentido de quiénes somos; una identidad clara e integrada puede coordinarse impecablemente con otra, la sinergia es una posibilidad exclusiva de protagonistas, las víctimas no hacen equipo sin hacer drama.

Hoy por hoy, como adulto, quiero escribir para otros adultos, poner en conversación constructiva a mis ideas acerca de las cosas. Quiero publicar día a día en un periódico estatal, el que sea, Debate o Noroeste, estoy abierto. Quiero escribirle a la población adulta de Sinaloa acerca de lo; Espiritual, Moral, Mental, Estético, Emocional, Social, Físico y Financiero. No soy experto en ninguno de ellos, soy un Aprendiz dispuesto, tengo muchas preguntas y algunas referencias; domino el arte de conectar e integrar ideas, es un proceso creativo que hace chispas. Deseo publicar en un columna con el nombre Día a Día. Práctica Integral de Vida. Ya tengo escritos mas de 300 artículos, 100 de ellos compilados en un libro titulado Temas Humanos para Sobremesa, tengo mas de 300 artículos recientes sin publicar, se trata de la dosificación de los contenidos con los que he estado trabajando y validando con su eficacia en despertar la consciencia del individuo acerca de Dios, la Bondad, la Verdad, la Belleza, el Amor, el Bien Común y la Abundancia. Se trata del trabajo con estos principios durante los últimos 8 años. Todo lo que he estudiado e impartido, lo tengo dosificado en formato de publicación corta. Quiero que mis escritos lleguen a quien lee la Prensa.

Dos cosas me vienen a la mente:

  1. 1. Una cita de Henry Miller
  2. 2. Las palabras que mi mamá prologó hace casi 10 años que publiqué Temas Humanos para Sobremesa.
  3. Primero las palabras de Henry Miller:
  4. Desarrolla un interés en la vida tal como la ves; en las personas, las cosas, la literatura, la música; el mundo es pleno, rebosante de ricos tesoros, almas maravillosas y gente interesante. Olvídate de ti mismo.

Las palabras de mi madre son:

Siento un orgullo y profundo agradecimiento por ese talento que Dios le ha dado a mi hijo Gnozin: el don de la escritura. También me siento agradecida con aquellas personas que se han dado a la tarea, no de leerlo una que otra vez, sino de seguir sus escritos martes a martes. Personalmente conozco a varios. Con algunos semanalmente convivo en la Sobremesa Café y de quienes también he aprendido compartiendo nuestras mutuas experiencias; otros son viejos amigos de aquí y allá, que eventualmente me encuentro en la calle y me felicitan por algún tema o historia que leyeron en la columna, me dicen que les gustó mucho, que se sintieron identificados o que los dejo pensando en algún tema que nunca antes habían reparado, esa ha sido una de las gracias de mi hijo Gnozin: sabe despertar una nueva forma de pensar a veces con su pura presencia, otras con una palabra o una pregunta que el suele calificar como inocente… y por eso que me siento orgullosa y agradecida.

Dios te bendiga y nos siga bendiciendo con más letras que mi hijo escriba.

Olivia Barreras de Navarro

Es así, con estos ánimos que quiero escribir.

Quedo con Dios y con vos: yosoy@gnozin.com

Audacia

Creo que si se dejara a los artistas escoger sus propias etiquetas, la mayoría no escogería ninguna”.

– BEN SHAHN

AUDACIA

El dinero no puede comprarle la realización personal a nadie ya que cada quien habrá de construirla por sus propios medios, esfuerzos e impulsos. Con frecuencia, los príncipes se rodean de personas con iniciativa, y se viven como niños con la nariz pegada al escaparate de una juguetería; se encantarían de ser más audaces, pero creen que esa prerrogativa le pertenece a otros, no es algo a lo que puedan aspirar para sí mismos porque sus padres ya han asegurado para ellos un futuro acomodado.

Con demasiada frecuencia los impulsos del niño son pasados por alto o reprimidos. A menudo con la mejor de las intenciones, los padres intentan fomentar en el niño una personalidad sensata. «¡Deja de soñar despierto!» es una advertencia que se escucha mucho; y otra, «Nunca llegarás a nada si sigues con la cabeza en las nubes». Se les anima a pensar y a actuar como conviene y por su propio bien. Es raro que una familia, enfrentada al fantasma del hambre ancestral y que lograron vencer con muchos años de trabajo, sacrificio y esfuerzo, aconseje a sus hijos para que sigan adelante e intenten labrarse una vida por su propia cuenta para empezar de cero. Si de forma extraordinaria se les da algún tipo de apoyo, será para animarlos a que piensen en sus preferencias como un hobby, un relleno recreativo en los márgenes de la vida real.

Para muchos príncipes desarrollar una carrera personal existe fuera de su realidad social: «Eso no da de comer i solventará los gustos a los que estás acostumbrado». Por tanto, si al niño o a la niña se le permite pensar en sus pasiones como trabajo, tendrá que hacerlo de una manera sensata, esto es, con un sentido comercial y que asegure rentabilidad dentro de un esquema mercantilista. A los príncipes en ciernes se les suele animar a que se especialicen en cualquier cosa que ayude a preservar el sistema de vida que aseguró su sustento. Puede que se les empuje a convertirse en administradores, contadores, abogados, ingenieros, arquitectos y profesiones afines al negocio de la familia.

Demasiado intimidados como para desafiar las expectativas de su entorno y  con una autoestima no muy alta como para escuchar el llamado de su vocación, estas personas se convierten en sus propias sombras. Son personas que ignoran su verdadera identidad, y muchas veces los encontramos actuando como si fueran los pálidos reflejos de verdaderos reyes. Incapaces de reconocer que ellos mismos poseen esa capacidad que tanto admiran, con frecuencia se relacionan o se casan con personas que persiguen de forma activa la carrera que ellos ansían en secreto. Los príncipes de closet aman a las personas autónomas y con frecuencia están gravitando en torno a la tribu de emprendedores a la que pertenecen pero no son capaces aún de reclamar el que es su lugar por derecho propio. Olvidan que es la audacia, y no el talento, lo que hace a una persona rey y a otra, príncipe de clóset, es decir, alguien que se esconde entre las sombras, temeroso de dar un paso y de exponer su sueño a la luz, por miedo a que ese contacto lo haga desintegrarse.

 

6.3 El dilema

Conversación efectiva VS Tener la razón

El corazón de la indagación efectiva no es el apego a ninguna técnica en particular, sino la disposición mental y emocional con la que nos aproximamos al encuentro, es decir, importa mas la actitud que la aptitud. Necesitamos ser auténticos y esencialmente honestos, ponernos receptivos y con un profundo compromiso para escuchar con total atención. Esto no ocurre por que sí, solo un fuerte deseo de comprender a la otra persona, de descubrir su mundo con aprecio y respeto, puede provocar esta actitud. Necesitamos ser conscientes e intencionales.

La capacidad para prestar atención de esta manera es inversamente proporcional a la necesidad de tener la razón. Cuánto mayores sean tus esfuerzos por demostrar que tienes la razón y estás en lo cierto, menos energía, paciencia y recursos podrás dedicar para indagar y escuchar verdaderamente lo que el otro tenga para decir. Cuanto menos se sienta el otro escuchado y apreciado, menor será su voluntad de correspondernos y de comprometerse en una conversación efectiva.

Conviene tener el claro algunas ideas cuando indagamos efectivamente.

Indagar no es dar la razón: Algunas personas piensan que por escuchar con atención y hacer preguntas sin dar la contra automáticamente el otro asumirá que se le esta dando la razón y no es así. Se trata de tener clara la posición del otro, lo que incluso te permitirá desafiarla de manera más inteligente y constructiva. Si tu contraparte asume que estás cediendo, solo tienes que decir: “Ahora que te he entendido claramente, me gustaría explicarte en qué parte no estoy de acuerdo, y en donde sí con tu punto de vista.”

Comprender no es socavar: La tentación es indagar parar probar que el otro está equivocado y por supuesto, tú en lo correcto. Pero no se trata de eso, sino de plantear preguntas abiertas que ayuden a tu contraparte a expresarse productivamente. Se debe tener en cuenta la posibilidad de que no conoces todos los hechos y razonamientos que lo llevaron a la conclusiones en las que se encuentra. Puedes hacerle preguntas tales como: “¿Qué te lleva a pensar que (…) o ¿Cómo llegaste a esta conclusión? O ¿Cómo a través de la línea de acción que propones podríamos cumplir nuestra meta?

Comprender no es contra-atacar: Le ética empieza por la etiqueta, la domesticación de los modales es un buen punto de partida para fortalecer el carácter, mejorar la convivencia y procurar el bien común. Antes de cualquier planteamiento al otro, sobre todo si desaviene los suyos, es conveniente pedir permiso. Asegúrate que el otro haya terminado de presentar su argumento antes de que expreses alguna información que contradiga o desafíe sus conclusiones. Puedes decir, por ejemplo “Me gustaría mostrarte cierta información que quizá no has tenido en cuenta. ¿Estamos listos para pasar a un diálogo o hay alguna otra cosa que te gustaría presentar primero?”

12.3 Cómo relajarse bajo presión

“Sólo conozco una libertad, y esa es la libertad de la mente.”

-Antoine de Saint-Exupéry

Tu cerebro se compone de miles de millones de neuronas que utilizan electricidad para comunicarse entre sí. Millones de neuronas que envían señales y a la vez producen actividad eléctrica, que puede ser detectada con un electroencefalograma (EEG). Esta actividad eléctrica del cerebro se denomina patrón de ondas cerebrales.

Al ralentizar el ritmo de tu cerebro a través de la meditación, te pones en un estado más relajado. Te vuelves mejor, analizando situaciones complejas y asimilando nueva información, lo que te permite dejar de reaccionar sin pensar y empezar a responder de manera más consciente.

En el siguiente vídeo, explico cómo la práctica de la meditación te permite ir a las profundidades de la relajación más allá de las ondas de superficie del estrés.

 Haciendo olas

Estas son las diferentes formas de ondas que el cerebro puede producir:

Las ondas Beta oscilan entre 14 y 40 Hz. En Beta, tú estás despierto, alerta. Tu mente es aguda, concentrada. Esto hace que las conexiones sean más rápidas, fáciles, y estás preparado para hacer un trabajo que requiere toda tu atención. En el estado Beta, las neuronas se disparan en abundancia, en rápida sucesión. Las nuevas ideas y soluciones a problemas son como relámpagos en tu mente. Por otro lado, esta es la onda cerebral de la respuesta de lucha o huida y la asociada a sentimientos de ansiedad, estrés, dispersión del pensamiento. Además, las ondas cerebrales Beta de manera excesiva son una característica del insomnio.

Las ondas Alfa oscilan entre 8 y 14 HZ. El estado Alfa es un estado placentero y relajado de la conciencia esencial para la reducción del estrés y los altos niveles de creatividad. Artistas, músicos y atletas son productores prolíficos de Alfa; también lo son las personas intuitivas. En Alfa, los hemisferios cerebrales se vuelven naturalmente sincronizados, creando una sensación de equilibrio y bienestar. Algunos de los beneficios para la salud asociados con este estado son las reducciones en la ansiedad, el estrés, la depresión, el dolor crónico y la presión arterial alta, así como aumentos en el flujo sanguíneo cerebral, la motivación, la energía, el rendimiento y la felicidad.

Las ondas Zeta oscilan entre 4 y 8 Hz. Zeta es el estado crepuscular que normalmente sólo se experimenta al despertar, o cayendo en sueño. Para la mayoría de la gente, ser capaz de entrar en el estado Zeta, de sueño, sin quedarse dormido requiere práctica de meditación. En Zeta, los hemisferios cerebrales se sincronizan y se puede lograr un mayor nivel de funcionamiento cerebral. Esto produce una sensación de paz interior y de estabilidad emocional, relajación profunda, mejora de la memoria, la intuición aumentada, silencio interior, y conexión espiritual. Los estados Zeta promueven un mejor sueño, liberan hormonas beneficiosas relacionadas con la salud y la longevidad, y reducen la fatiga mental, el estrés y la ansiedad.

Las ondas Delta van de 0 a 4 Hz. Delta es el estado de relajación profunda, la curación, y la conexión con tu mente subconsciente. En el estado Delta estás profundamente dormido. El sueño de ondas lentas o SWS, es el más profundo de los estados de sueño y juega un papel vital en la salud y el bienestar. Durante esta fase del ciclo del sueño, el cerebro comienza a producir grandes y lentas olas Delta. Unas pocas horas de ondas Delta le darán a tu cerebro todo el sueño reparador que necesita. El estado Delta libera hormonas como la melatonina, DHEA, y la hormona del crecimiento humano (HGH) anti-envejecimiento.

La meditación puede cambiar tu cerebro

La meditación no sólo produce cambios en las ondas cerebrales; también cambia la estructura de tu cerebro.

12.2 Cómo tomar decisiones conscientes

“La conciencia plena es simplemente ser consciente de lo que está sucediendo en el momento presente sin desear que sea diferente; disfrutando de lo agradable sin aferrarse cuando cambia (que lo hará); estar con lo desagradable sin temor a que siempre será de esta manera (que no lo será).”

– James Baraz

 

Cuando estás estresado, no puedes pensar claramente.

Esta no es sólo una manera de hablar, sino una verdad científica. Cuando estás inundado por las hormonas del estrés, tu instinto de supervivencia se hace cargo y ejecuta las rutinas automáticas, desarrolladas a través de años de entrenamiento – y generaciones de evolución. Estas son tus opciones condicionadas, impulsadas por tu “respuesta al estrés”.

Para ser capaz de tomar decisiones libres necesitas una “respuesta de relajación“. Se necesita una manera de crecer fuera de las viejas formas que te mantienen estancado. El proceso se ilustra muy bien en el poema de Portia Nelson, “Autobiografía en cinco capítulos”

Capítulo I

Voy andando por la calle.

Hay un agujero profundo en la acera.

Me caigo.

Estoy perdida… No sé qué hacer.

No es culpa mía.

Tardo siglos en salir.

Capítulo II

Voy por la misma calle.

Hay un agujero profundo en la acera.

Hago como que no lo veo.

Me vuelvo a caer.

No puedo creer que me haya caído en el mismo sitio.

Pero no es culpa mía.

Tardo bastante tiempo en salir.

Capítulo III

Voy por la misma calle.

Hay un agujero profundo en la acera.

Veo que está ahí.

Me caigo… es un hábito.

Pero tengo los ojos bien abiertos.

Sé dónde estoy.

Es culpa mía.

Salgo rápidamente.

Capítulo IV

Voy por la misma calle.

Hay un agujero profundo en la acera.

Lo esquivo.

Capítulo V

Voy por otra calle.

 

Antes de caminar alrededor de él, necesitas ver el agujero; y para ver el agujero tienes que abrir los ojos y despejar tu mente.

La buena noticia es que tú puedes hacer esto. La mala noticia es que no puedes hacerlo por pura fuerza de voluntad.

12.1 Ejercicio metafísico

“Piensa en Headspace como un gimnasio para la mente”

– Andy Puddicombe

 

Si no tienes músculos, no serás capaz de levantar peso. Por eso vas al gimnasio.

En tu vida normal, no haces sentadillas, barras o flexiones de pecho, pero utilizas los músculos de infinitas maneras. La falta de ejercicios podría hacer que se atrofien – úsalos o los perderás.

Lo mismo ocurre con la conciencia.

La meditación es una forma de desarrollar los músculos metafísicos como la paz, la benevolencia, la objetividad, la auto-conciencia, la disciplina y la felicidad.

Estas fortalezas son esenciales para implementar los principios de “conscious business”. Estos principios son simples, pero no fáciles, sentido común pero no práctica común, se ven bien, pero no se siente bien. Cuando más los necesites , menos vas a querer usarlos. Por eso tienes que buscarlos a través de la racionalidad y la voluntad.

 

 

 

 

 

 

 

 

11.7 Cómo ayudar a otros a gestionar sus emociones

“Los adultos siguen siendo animales sociales; siguen necesitando una fuente de estabilización fuera de sí mismos. Eso significa que, en algunos aspectos importantes, las personas no pueden ser estables por su propia cuenta … La estabilidad significa encontrar gente que te equilibre y mantenerte cerca de ellos.”

– Thomas Lewis, MD

Puedes ayudar a los que te rodean a volverse más inteligentes emocionalmente. Pero antes de ayudar a los demás debes alcanzar la maestría emocional para ti mismo. La herramienta más importante para ayudar a otros a manejar sus emociones es la “resonancia”.

Coloca dos diapasones del mismo tono uno al lado del otro. Al golpear el primero, puedes notar que el segundo comienza a vibrar. En una relación, cada individuo actúa como un diapasón que recibe y transmite ondas emocionales. Cuando una persona tiene una reacción emocional, las “vibraciones” afectan a la otra, quién empieza a vibrar en respuesta. Esta respuesta vuelve al otro, y o intensifica o apaga la emoción de la primera persona.

Si las dos personas son emocionalmente reactivas, se intensificaran sus interacciones negativas en un frenesí. Si uno de ellos permanece centrado, puede comenzar un ciclo de apaciguamiento incluso si la otra persona permanece reactiva.

Cuando dominas tus emociones, puedes traer ecuanimidad a cualquier relación. Si logras permanecer centrado en medio de una situación emocionalmente cargada, puedes ayudar a otros a permanecer conscientes. Por otra parte, a menos que domines las habilidades emocionales que describí en los artículos anteriores, no puedes aspirar a ayudar a los demás.

Cada una de las cinco competencias de auto-regulación que describo en esta lista sirven para ayudar a otras personas a manejar sus emociones: el reconocimiento, la aceptación, la difusión, la indagación y la escucha.

Reconocimiento

Aunque no se puede observar los estados anímicos internos de los demás, se pueden observar las señales externas. Las emociones tienen un componente físico (las mejillas sonrojadas) y un componente de comportamiento (los puños apretados). Puedes hacer inferencias válidas acerca de los sentimientos del otro, basado en señales emocionales observables (físicas y de comportamiento), una comprensión de la situación del otro; tu atribución a los valores y objetivos del otro y tu proyección sobre el otro de la dinámica emocional que experimentarías en una situación similar (empatía).

Es importante darse cuenta que lo que infieres que el otro piensa y siente, no es lo que el otro realmente piensa y siente. No puedes leer la mente del otro. Por otra parte, no considerar las señales emocionales tiene una gran desventaja. La mejor manera de trabajar con atribuciones (inferencias sobre el estado mental y las emociones de las otras personas) es basarlas en la mejor evidencia disponible, declararlas tentativamente (reconociendo que no son más que tu interpretación) y pedirle al otro que las verifique.

Por ejemplo, al darte cuenta de que un miembro del equipo está sentado con los brazos cruzados, completamente callado, y un poco distante de la mesa de reunión, podrías decir: “Tim, veo que estás callado, tus brazos están cruzados, y estás sentado lejos de la mesa. Me pregunto ¿cómo te estas sintiendo acerca nuestra conversación?” Observa lo diferente que es en lugar de atacar a Tim con: “¿Por qué estás enojado? ¿Qué sucede contigo?”

Aceptación

Para trabajar con las emociones de los demás, es necesario aceptarlas sin juzgarlas. No sólo es inútil castigar a alguien por lo que él o ella siente, también es contraproducente. Puedes sentir la tentación de decirle a un compañero de trabajo que se anime, o decirle a tu hijo que las cosas no son realmente tan malas, pero tales advertencias nunca funcionan. El otro no sólo continúa sintiéndose preocupado, ahora también se siente alienado.

Un gerente que se da cuenta que los empleados tienen miedo a un próximo cambio organizacional podría sentirse inclinado a tranquilizarlos: “No hay nada de qué preocuparse.”

Él posiblemente tenga buenas intenciones pero lo más probable es que su declaración asuste aún más a los empleados. El desafiar las emociones de otros los hace sentirse juzgados, mal entendidos y no respetados. En casos extremos, puede hacerlos dudar de su cordura.

Desactivación

Nada desactiva las emociones como tu propia postura relajada y centrada. Simplemente no reaccionar ejerce un efecto moderador sobre emociones intensas. Aceptar la emoción del otro sin juzgarlo le ayuda a recuperar su ecuanimidad. Es posible desactivar las emociones del otro incluso en circunstancias extremas. Alguien puede estar muy molesto contigo, pero no tienes que escalar el conflicto. Puedes asumir la responsabilidad de la reacción que ocasionaste en el otro y hacer lo mejor para mantener la ecuanimidad. A través de la indagación abierta, puedes permitir que la otra persona exprese totalmente sus sentimientos y pensamientos. Cuando entiendas la historia detrás de la emoción, puedes tomar las medidas adecuadas para hacerles frente. Y si la situación resulta inmanejable, siempre puedes separarte en paz y con integridad.

Sin una reacción, un ataque no puede durar mucho tiempo. Como un fuego que se queda sin combustible, el calor emocional se consumirá a sí mismo. Es por ello que la mejor manera de recibir la emoción de otra persona es con empatía, sin juicio ni argumento. Con el fin de desactivar la energía agresiva, busca la manera de estar de acuerdo con el crítico; no te preocupes por lo incorrecto que creas que son sus opiniones. Busca la mínima pizca de verdad con la que puedas estar de acuerdo, para que puedas mezclarte con la energía crítica sin sarcasmo ni una actitud defensiva.

Indaga y escucha

La indagación tiene como objetivo ayudar a otros a entender sus emociones y actuar hábilmente. La clave es ayudarlos a presentar sus necesidades e intereses de una manera que nos ayuda a ver cómo satisfacer genuinamente esas necesidades e intereses y al mismo tiempo cuidar de nuestras necesidades e intereses.

Indagar y escuchar es influir a los demás, no manipularlos. La diferencia es el respeto por su autonomía, enfocándose en información válida y la libre elección. La manipulación es un intento deshonesto que, si se hace públicamente, avergonzaría al manipulador y enfurecería al manipulado. Manipular es distorsionar información con el fin de llevar al otro a que actúe como tú deseas, creyendo que si él hubiera sabido lo que tú sabes, él no hubiera querido actuar de esa manera.

Haciéndole a alguien preguntas abiertas o pidiéndole que haga algo, no es manipulación. Nuestra influencia es abierta, no encubierta. Una forma de asegurarte que no estás manipulando al otro es utilizar la regla de oro: ¿Quisieras que el otro te indague y te escuche de la manera que tú lo estás indagando y escuchando a él?

Preguntas de coaching

Aquí hay algunas preguntas que puedes usar para ayudar a las personas a entender sus emociones y planificar sus respuestas. Estas preguntas están basadas en los relatos emocionales que he descrito aquí.

La tristeza. ¿Por qué estás triste? ¿Qué crees que has perdido? ¿Qué te lleva a pensar que lo has perdido?¿Qué valor tiene esto para ti? ¿Cómo puedes disminuir o recuperarte de los efectos de la pérdida? ¿Cómo puedes duelar lo que has perdido con el fin de que lo superes y honres lo importante que era para ti?¿Hay algo más que necesites hacer para sentirte en paz?

El miedo. ¿Qué te preocupa (o te da miedo)? ¿Qué te imaginas que pasaría? ¿Qué perderías si eso sucediera? ¿Qué te hace pensar que esto podría suceder, y que si ocurre, te hará daño? ¿Cómo podrías reducir las posibilidades de que esto ocurra? ¿Cómo podrías minimizar el daño que sufrirías en caso de que suceda? ¿Qué más podrías hacer para estar en paz?

El enojo. ¿Por qué estás enojado? ¿Qué daño has experimentado? ¿Quién crees que te lo causó? ¿Qué hizo él o ella? ¿Qué límites transgredió él o ella? ¿Que reduciría el daño o te haría sentir que está siendo reparado? ¿Cómo puedes expresar tu reclamo? ¿Qué otra cosa puede ser que necesites hacer para cerrar el tema y estar en paz? ¿Bajo qué condiciones estarías dispuesto a perdonar?

La culpa. ¿De qué te sientes culpable? ¿Qué daños has ocasionado? ¿A quién has lastimado? ¿Qué límites has transgredido? ¿Puedes preguntarle a la persona lastimada acerca de su pérdida? ¿Cómo podrías minimizar los daños y ofrecer reparación? ¿Cómo puedes expresar tus disculpas? ¿Qué otra cosa necesitas hacer para estar en paz? ¿Estarías dispuesto a perdonarte a ti mismo?